NAVIDAD, UN DÍA ESPECIAL PARA NUESTROS NIÑOS... Y PARA LOS MAYORES.


Evidentemente es así. Nos basta con ver sus ilusionadas caras después de la liturgia navideña y su actitud espectante ante una sorpresa esperada y renovada cada año. Y nosotros.... contentos de haber podido contribuir modestamente a ello. Pese a las dificultades económicas, la falta de trabajo de muchos inmigrantes y la vuelta de algunos a su Rumanía natal. Sentímos haber tenido que despedirnos de ellos. Mis hijos y también amigos ¡Qué el Señor os bendiga y os guarde de todo mal!

hieromonje macario