Es imposible vivir al estilo de Dios si amas el placer y el dinero